billetes

Cada vez más cerca. Y cada vez más cosas que terminar antes de empezar. Paradojas de la vida.

Sólo faltan cinco días para coger el primero de los vuelos que me llevarán a recorrer buena parte del planeta. Pero hoy, justo hoy, a primera hora de la mañana, ha llegado un paquetito por mensajería. Uno de esos paquetitos que hacen ilusión y que uno espera con esa impaciencia que creía olvidada en el armario de la niñez. Minutos después, una bolsa de plástico rota, una carpetita abierta y una especie de talonario que me abre la puerta de algunas de las ciudades más imporantes del planeta. Y una preocupación más: “Pedro, esto no lo puedes perder”. Os presento a la voz de mi subconsciente, la voz de mi conciencia. Seguro que me acompaña durante esta aventura.

Minutos después, en la oficina (es que somos unos cachondos), sonaba una de esas melodías clásicas que, de nuevo, me hacía volar hacia la infancia. “Son, 80 días son, 80 nada más…”. Casi. 60.
Y el “talonario” pasaba de mano en mano. De compañero a compañero. De sonrisa en sonrisa.

billetes2

Y la música me hizo volver atrás. No mucho. Hace nada, celebramos en nuestras oficinas una fiesta. Una gran tarde noche, con barbacoa incluída, en la que disfrutar un rato con todo el equipo de minube y un montón de amigos. Muchas risas, muchas conversaciones, muchas cervezas (algunos más que otros…) y muchos recuerdos que llevarse en la maleta.

fiesta minube

Puedes ver todas las fotos en el album de Flickr de Dani.