Me quedaba ya sólo un rato para irme de camino al aeropuerto, así que aproveché para llegar a algun que otro rincón que me quedara por visitar. Lamentablemente, en poco más de tres días no me ha dado tiempo a ver todo lo que quería, como el mercado flotante (quedaba a una hora de distancia y había que estar demasiado pronto en la mañana como para poder hacerlo).

Así que me di una vuelta y terminé visitando el Buda dorado, otro de los cientos de templos que llenan las calles de Bangkok. Se trata de una figura dorada que, la verdad, impone. Este templo está bastante alejado de los demás, pero si tu hotel está cerca puedes aprovechar.


El Buda dorado por pedroja

Hotel Twin Towers

Y el mío, el hotel Twin Towers, lo estaba. El Hotel Twin Towers es un buen hotel si visitas Bangkok. Y me he podido alojar allí gracias a la gentileza de Hotelius, que ofrece buenos hoteles y a buenos precios.
Sin duda, en el hotel, la atención es excelente, las habitaciones son amplias (al menos las de la planta 11, Ejecutiva), tiene una cómoda y útil piscina, gimnasio, salas de masaje e incluso hasta cinco restaurantes (eso sí, todos de comida tailandesa o cercana). El desayuno, de buffet, es más que amplio y lo cierto es que se disfruta.


Hotel Twin Towers por pedroja


Hotel Twin Towers por pedroja

Sólo le pondría un pero. No se encuentra ni en la zona antigua ni en la zona moderna, lo cual, a priori, puede ser bueno porque parece que estás cerca de todo. Pero, a la hora de la verdad, todo queda algo alejado y en Bangkok se pierde un tiempo enorme en el transporte. Sus calles son el auténtico caos y, además, no está en una zona en la que, andando, tengas mucho que visitar.

Aún así, si estás buscando hoteles en Bangkok, puede ser una buena elección si no te encuentras nada que te emocione. Lo cierto es que a mí me han tratado muy bien y todo ha estado perfecto.

Sensaciones y recomendaciones

Tras pasar casi 4 días en Bangkok, me he dado cuenta de que me han quedado ciertas sensaciones en el cuerpo que me apetece compartir. Espero que sirvan. Algunas, además, son recomendaciones personales para turistas que se animen en el futuro.

* O la amas, o la odias. Dicen que es lo que pasa con las mejores cosas en la vida. Así que quizá es bueno. Lo cierto es que en la capital tailandesa pasas de estar absorto en su belleza a odiarla por su tráfico, su ruido, su contaminación, el olor… Seguramente, va a ratos.

* Regatea, pero con tacto. Viven en la cultura del regateo (obviamente, no en las grandes tiendas de los centros comerciales), pero sé justo. Si no, te sentirás mal. Lo que para ti no es nada, para ellos es un mundo.

* Bangkok es una ciudad muy barata, en general. Para que te hagas una idea, un menú en el McDonald’s (yo lo suelo usar como para medir los precios de las ciudades) vale el equivalente a poco más de 2 euros.

* La moneda, el Baht; se puede decir que, al cambio, 100 Baht son poco más de 2 euros. El menú de la hamburguesa.

* Camina. Es la mejor manera de conocer la ciudad y, además, he conocido pocos sitios tan seguros como este.

* Hazte a sus calles. Son un verdadero caos. Ruido, olores, contaminación, obstáculos, semáforos que no sirven, pasos de cebra transparentes…

* Si tienes tiempo, ganas y espacio, piérdete en los mercadillos. Verás cosas muy interesantes y muy baratas.