Imagino que debido a la enorme cantidad de ciudades que mi cuerpo viene visitando en los últimos dos meses, mi cerebro, una vez que va conociendo una nueva, intenta encontrar similitudes con otros lugares vistos y buscar asociaciones. Y como normalmente manda sobre mí (así estoy), pues le dejo. Y después de este análisis, mi neurona ha determinado que Miami se parece a Los Ángeles. ¿Cómo? Pues eso. Que se parece a esa ciudad que dije que no es ciudad. Y la primera similitud es la de la distancia. Si uno mira un mapa de Miami, le da por creer que está todo cerca. “Ah, pues el hotel está en Collins Avenue. Y la zona así comercial, también. Qué suerte; todo al lado”. A la hora de la verdad, recorrer Collins Avenue andando quizá te puede llevar 5 horas si es que aguantas la lipotimia. En taxi, al menos, se tarda una media hora.

Ah, por cierto. Los taxis. Los taxis de Miami son caros “de cajones”… No hay forma de agarrar uno y gastarse menos de 20 dólares. Y sin coche en Miami, no tener taxi es estar encerrado. A no ser que estés en South Beach, claro.

Porque South Beach es el auténtico corazón de la ciudad. El lugar donde se encuentra Miami Beach y el lugar al que quieres ir si vas a Miami. Ahí están las playas, los restaurantes, los bares, las discotecas, las tiendas… Y todo, aquí sí, queda a mano.

Como digo, Miami en general y South Beach en particular (South Beach es el sur de la isla de Miami Beach, y se encuentra justo en frente de la parte continental de Miami), está formada por avenidas enormes. Y normalmente, a lo largo de ellas se encuentra casi todo lo importante, lo turístico.

Collins Avenue es una calle que cruza totalmente la isla de Miami Beach y que está a un pasito de la playa pero sin estar en primera línea. De norte a sur se amontonan hoteles y restaurantes, aunque es en la zona sur donde alcanza su cénit en lo que es la zona comercial llenita de zaras, mangos y etcéteras que, por cierto, andan generalmente con buenas rebajas.


Collins Avenue por pedroja

<embed width="420" height="341" flashvars="type=flv&logo=http://www.minube.com/img/video_logo.png&file=http://s3.amazonaws.com/minubevid/0f6686a2b1627556b720fbc0cc5d7e2d&link=http://www.minube.com/rincon/5652" allowfullscreen="true" quality="high" name="mediaplayer" style="" src="http://www.minube.com/flvmediaplayer/mediaplayer.swf" type="application/x-shockwave-flash"/><br><a href="http://www.minube.com/rincon/5652" >Collins Avenue</a> por <a href="http://www.minube.com/usuario/pedroja" >pedroja</a>

Paralela y, ya sí, pegada a la playa, se encuentra Ocean Drive. Seguramente, la esencia pura de Miami. La esencia pura de Miami Beach. Ese corazón de Miami del que hablábamos. Pasear por esa parte del mundo es una sensación curiosa. Uno ve ahí a Al Pacino con sus camisas floridas, a Don Johnson luciendo pecho lobo o al protagonista de Dexter en plena faena. Se los imagina enfrente suyo. Justo al lado. Como cuando en primero de Periodismo nos encerramos en la filmoteca a ver Tesis y parecía que “El Bosco” venía a por nosotros.
Ocean Drive es pura vida de día pero, sobre todo, es pura marcha de noche. El turista que va a Miami va a Ocean Drive. A cenar y a tomar algo. A bailar. Quizá a ligar. Vaya a lo que vaya, ese es su sitio (el mío, por otro lado, más bien no). Muchísima gente camina por la acera entre mesas de restaurantes abarrotados donde se amontonan comensales con ropas que brillan en la oscuridad. En Miami se ve el lujo. Se palpa. De hecho, no es para nada una ciudad barata.


Ocean Drive por pedroja

<embed width="420" height="341" flashvars="type=flv&logo=http://www.minube.com/img/video_logo.png&file=http://s3.amazonaws.com/minubevid/54ee9533e1d20cd543d79cada20f228a&link=http://www.minube.com/rincon/5653" allowfullscreen="true" quality="high" name="mediaplayer" style="" src="http://www.minube.com/flvmediaplayer/mediaplayer.swf" type="application/x-shockwave-flash"/><br><a href="http://www.minube.com/rincon/5653" >Ocean Drive</a> por <a href="http://www.minube.com/usuario/pedroja" >pedroja</a>

También hay otro tipo de oferta, en plan americana, como el restaurante Johnny Rockets, una hamburguesería muy ambientada en los típicos lugares americanos de mediados de siglo y que no está nada mal.

Lo mejor de Ocean Drive es su propia idiosincrasia. Su barrio. Está integrada en el popular barrio Art Decó de Miami. Lo más bonito de la ciudad. Las míticas casas razonablemente bajas pintadas en color pastel y que siguen ahí, conservadas como patrimonio cultural americano. Fueron construidas a principios de siglo y hoy son respetadas como un tesoro nacional. Y menos mal. Es lo mejor de South Beach. Además, como la policía no es tonta, se lo han montado bien. Delante de cada restaurante, aparcado, en la puerta, un coche de época. Un auto antiguo que recuerda a esa época dorada de la ciudad y que hace que el turista tenga siempre la cámara en la mano buscando una instantánea que haga creer que estuvo ahí hace 50 años…


Barrio Art Decó por pedroja

<embed width="420" height="341" flashvars="type=flv&logo=http://www.minube.com/img/video_logo.png&file=http://s3.amazonaws.com/minubevid/cc91db325c1447d40e0e135495965fe0&link=http://www.minube.com/rincon/5658" allowfullscreen="true" quality="high" name="mediaplayer" style="" src="http://www.minube.com/flvmediaplayer/mediaplayer.swf" type="application/x-shockwave-flash"/><br><a href="http://www.minube.com/rincon/5658" >Barrio Art Decó</a> por <a href="http://www.minube.com/usuario/pedroja" >pedroja</a>

Ocean Drive

Siguiendo hacia el sur, como si fueras a salir de la isla a pie, llegas a una zona bastante bonita para pasear. Es el Beach walk (LINK), un sitio tranquilo para relajarte un rato y salir del cargado ambiente de Ocean Drive.