Estoy ahora en esos días de nostalgia que llegan tras el tiempo. Esos días en los que uno se da cuenta de todo lo que ha hecho. En esos días en los que uno se da cuenta de que hace ya dos meses que estuvo dos meses recorriendo el planeta. En esos días en los que uno se da cuenta de que volvería a liarse la manta a la cabeza de nuevo para realizar otra aventura similar…

Menos mal que hoy ya no tiene uno sólo los recuerdos. Dejé atrás nuevos amigos, nuevas culturas, nuevas experiencias y mucho material para revisar. Tanto, que aún, sinceramente, no me he puesto a ver lo que hice. No sé qué tal escribí, no sé qué tal de interesante quedó este blog, no sé cómo fueron las fotos que fui subiendo a minube, no sé qué tal quedaban los vídeos que grababa…

Pero si a alguno siempre le quedará París, a mí siempre me quedará Internet. Y a vosotros también. Y una gran forma de recordar este viaje, o de ver resumidamente qué tal fueron las cosas, es a través del videoblog de La vuelta al mundo 2.0.

Aquí tenéis el último capítulo.