Pues hoy ha sido un gran día. Ya os he contado varias veces que lo que más me ha encantado de esta vuelta al mundo ha sido conocer a gente tan increíble por todo el planeta.

Gente con la que espero seguir teniendo contacto para toda la vida. Amigos por el mundo. Como Flapy. Como ya conocéis a David, no me repetiré contando que es un verdadero crack (vaya, ya lo he vuelto a hacer…).

El caso es que David, que aprovechando su paso por España está de gira con la twittour (encuentro de twitteros por distintas ciudades de España), se ha pasado por nuestras oficinas para charlar un rato y conocer a todo el equipo de minube. Obviaré contar que anoche (martes, día laboral) le dejé en casa cerca de las 2 de la mañana (vaya, otra vez… me tendré que tomar la pastilla).

Pero vamos, que ha sido genial volver a vernos, recordar esa quedada de españoles en Japón, hablar de su blog, de minube y de tantas otras cosas.

Además, como él es como es, se le ha ocurrido regalarnos un espectacular juego de vasos de chupito muy japonés y una (aún llena) botella de Sake que se hace con oro (tremenda la historia). Ya brindaremos por él…

En plan anécdota, resulta que cuando nos estábamos despidiendo, hemos sido parados por una improvisada patrulla policial que bajo la sombra que ofrece una escopeta recortada me preguntaba con la ventanilla bajada que si mi coche era mío. A la respuesta “de que sí” la mano del agente ha empezado a moverse acompañada de un “adelante”. La reflexión posterior, pese a la veracidad de la información, ha sido: “¿Qué esperaba que le dijera? Algo en plan: no, señor agente. Mi coche es robado, mire usté”.

En fin…

Un verdadero placer. A ver si se van animando a venir para Madrid el resto de los visitados.