Ahí están los twitteros, en su salsa. Tremendos testimonios…