beatles history
Como comentaba por aquí el otro día, he tenido la suerte de poder visitar UK para grabar un vídeo del norte de Inglaterra para minube.tv. Y la verdad es que la experiencia ha sido de lo más satisfactoria. Vamos, que lo pasé en grande.

Sólo había estado dos veces antes en Inglaterra, y las dos en Londres, por lo que tenía muchas ganas de conocer esta zona del planeta. Además, por alguna razón (imagino que el fútbol tiene la culpa), Manchester y Liverpool siempre habían estado en mi punto de mira. Como curiosidad, desde hace ya muchos años tenía pensado recorrerme la zona durante un verano, en plan “road trip”: un vuelo barato, un coche de alquiler y un montón de ciudades, lugares y hoteles distintos.

Esta vez, sin embargo, con el objetivo de grabar un capítulo muy especial de minube.tv, el viaje iba a ser en tren y me iba a llevar, junto a Juan Luis Polo, a recorrer Liverpool, Manchester, Leeds, Newcastle & Gateshead y Sheffield, en ese orden.

Aunque fue un poco cansado, porque apenas estábamos un día por ciudad y porque íbamos con la intención de pasar por todos los sitios interesantes posibles en el poco tiempo que teníamos, las sensaciones y, ahora, los recuerdos, son geniales.

De Liverpool me quedo con su ambiente “cercano”. Es una ciudad mucho más pequeña de lo que la imaginaba. Y quizá ahí está todo su encanto. Es como un pueblo grande, con algo especial en la gente, en las calles, en las casas. Además, dio la casualidad (o no) de que se estaba jugando por allí un Liverpool Real Madrid de Champions, por lo que el ambiente en las calles era tremendo. Del marcador y de mi experiencia rodeado de “hooligans” en un pub, mejor no hablo.

Me dio tiempo a visitar Anfield, Walker Art Gallery, The Beatles history, comerme unas fish and chips, ir al mítico The Cavern

En Manchester también pasé un día fantástico. La ciudad se encuentra a una horilla en tren, o menos. Aunque el cambio entre una y otra es bestial. A Manchester se le nota mucho más cosmopolita. De hecho, la conocen como la “Barcelona británica”, ya que está habiendo un enorme movimiento cultural por allá que la está transformando.

Por supuesto, también paseé por Old Trafford, que además también había partido. Pero no fue lo único que disfruté. Me encantó la zona de compras. El centro. Es enorme. Allí destaca Arndale, pero hay un montón de sitios fantásticos. Tiene dos edificios muy conocidos, que destacan sobre el resto y que, curiosamente, están enfrente uno del otro: Urbis y The Printworks.

Ah, también me gustó mucho el barrio bohemio de Manchester y el Mosi.

La siguiente parada era Leeds. Sinceramente, más allá del fútbol, poco conocía de esta ciudad. Sin embargo, me gustó bastante. Cuando la recuerdo, me viene a la cabeza Salamanca. No sé por qué realmente, aunque quizá sea por el ambiente universitario que me encontré en sus calles. Gente joven, mucha. Y mucha universidad. Y, luego, claro, me sorprendió un montón por su ambiente. Se nota que hay esa marcha y la ciudad está llena pubs. Los clubes en Leeds son muy populares y hay lugares donde tomar una copa o vivir música en directo, como The Academy.

Además, es una ciudad muy interesante para las compras. De hecho, la zona de Victoria Quarter es de las más conocidas del país. Y no les falta razón, porque está preciosa. También me gustó mucho el edifico Corn Exchange, muy chulo. O el Royal Armouries Museum, lleno de armaduras de caballeros de antaño.

La penúltima ciudad, en este caso doble, fue Newcastle & Gateshead. Es doble porque están intentando potenciar la unión de las dos ciudades, al más puro estilo Budapest. Están separadas por el río, pero comparten todo. Incluso a los turistas.

Newcastle es una ciudad preciosa. La zona del río, Quayside, la popular Grey Street o la zona de Gateshead con el Puente del Milenio o The Sage, son visitas totalmente obligadas. Además, hay mucho movimiento. Un montón de variedad gastronómica, con todo tipo de restaurantes, y mucha marcha para tomar una cervecita en un pub, por ejemplo. Por cierto, en Newcastle, desde londonamigo me dieron un buen puñado de consejos. A ti quizá te ayuden también.

Para terminar, lo último que hicimos antes de emprender el camino de regreso fue visitar Sheffield. Esta ciudad, menos popular, es conocida especialmente por dos cosas: los cuchillos y la película Full Monty, que la situó en el mapa para mucha gente. Ciertamente, no se trata de una ciudad muy bonita, pero merece la pena darse una vuelta por ella y recorrerla tranquilamente. Además, hay sitios interesantes.

Lo que más me gustó fue que llegamos en pleno inicio de las fiestas de San Paticio, y en Fargate habían montado una buena. Además, por allí estaba Julián, un español que llevaba diez años por allí sirviendo paellas. Y nos encontramos también con una pareja de españoles de lo más majo que nos contaron cómo era su experiencia viviendo allí, con una beca Erasmus.

También me gustó bastante la Catedral de Sheffield, muy chula. Imprescindible también Millenium Gallery, con una buena serie de exposiciones, alguna cambiante, de lo más entretenidas.


Fargate

Si te has quedado con ganas, que seguro que sí, no puedes dejar de visitar el blog del norte de Inglaterra.